Translate

domingo, 30 de enero de 2011

Presentación


   Aunque siempre me gustaron las motos no poseo ninguna, ni siquiera tengo carnet, sin embargo lo intenté sin conseguirlo, tenía unas muñecas muy débiles consecuencia del deporte que practicaba, jugaba de portero tanto de futbol como de balonmano, pero en los últimos años me había fracturado ambas muñecas varias veces, y la verdad sea dicha,  las vespas utilizadas en las autoescuelas a finales de los 70, tenían un cambio excesivamente duro para mis delicadas extremidades, además y para acabar de poner la cosas en su sitio algún amigo querido falleció prematuramente en un accidente motero, lo que ya me hizo desistir definitivamente.
   Me gustaban mucho las DUCATI en particular y el resto de 4T en general, con su bronco rugido tan diferente al cimbreante petardear de las motos de 2T, quizás el hecho de que mi primer jefe viviera en la calle Amigó, muy cerca de la delegación de MOTOTRANS en Travesera de Gracia, hizo que al pasar prácticamente cada día por la delegación me fuera decantando por esta marca que era una en principio licenciataria de la hoy en día famosa marca italiana, pero que desarrolló productos propios que todavía hoy son recordados como la 24H. 
   DUCATI desde mediados de los 70 hasta muy bien entrados los 80 estuvo dos o tres veces a punto de desaparecer, sin embargo la compra de la empresa por los hermanos Castiglioni  dueños de Cagiva primero y posteriormente por un grupo inversor norteamericano hizo que resurgiera de sus casi anunciadas cenizas, todo esto evidentemente si no hubiera sido acompañado por los éxitos inmediatos en el recién creado campeonato del mundo de SBK a mediados de los 90, y donde las DUCATI aprovechando la sinergía de competición adquirida por las rutilantes victorias de las 200 Millas de Imola en el 72, la victoria de Cook Neilson en Daytona 77 y la mas espectacular por la fama de su piloto, Mike Hailwood en el TT1 de la isla de Man del 78, mas algunas esporádicas victorias en resistencia, no hubiera seguramente servido para nada.
   En velocidad hasta la llegada de las SBK, habían desaparecido casi del espectro deportivo, donde tuvieron una temporada brillante en el mundial de 1958 donde quedaron subcampeones del mundo tanto de marcas como de pilotos, después en 1959 Hailwood quedó tercero en el campeonato y por dificultades financieras la marca ceso su actividad deportiva, esta fue traspasada a su filial en España, Mototrans, que compitió durante  la década de los 60,  donde tuvo como pilotos oficiales a Bruno Spaggiari, Ricardo Fargas e incluso a Ángel Nieto durante dos temporadas cuando estaba en sus inicios, de hecho su primer contrato como profesional lo firmó con la casa de la calle Almogávares, después de la retirada de Fargas y de la marcha del último técnico de relevancia, Renato Armaroli, a finales de los 60, la languidez solo paliada parcialmente por algunos buenos resultados en el circuito de Montjuich, pero ya con máquinas italianas mantuvo la llama de la esperanza, finalmente a principios de los 80 Mototrans desapareció, eso si y por desgracia acompañada de la mayor parte de la industria española, debido a una política errática y erronea del gobierno de turno.
   La velocidad pura retorno a la Ducati a principios de los 70, acudiendo esporádicamente a algunos grandes premios entre 1971 y 1972, en alguno de ellos con un piloto de mucha relevancia, Phil Read, que  compitió con su nueva arma , una moto de dos cilindros  de 500cc., en V tal y como se la definió en un principio, pero que realmente tenía una disposición el L lo que la hacía ligera y con un frontal semejante a una monocilíndrica, que es de donde realmente había nacido, ya que su padre técnico, el Dr, “T” Fabio Taglioni, lo que hizo fue acoplar dos de sus famosos cilindros de 250cc, y utilizando igualmente su distribución con árbol rey, esta misma disposición aumentada de cilindrada y con la apertura de las válvulas de la culata mandada sin muelles, mediante el sistema DESMO venció en las famosas 200 Millas de imola de 1972. 
El DESMO es un mecanismo que manda mecánicamente la apertura y cierre de válvulas sin precisar de los muelles habituales, con lo que se evita la posible flotación  de los mismos, un problema muy común en aquellos tiempos y que ocasionaba el temido cruce de válvulas arruinando los motores, sin embargo Taglioni lo que mas buscaba conseguir era poder trabajar con árboles de levas con unos diagramas que con los muelles eran imposibles de conseguir,  y un alzado máximo en el recorrido de las válvulas, y asi ganar en respiración, además y como valor añadido ganar potencia al eliminarse las perdidas debidas a la resistencia de los muelles al comprimirse.
   El DESMO no es un invento atribuible a Taglioni, como erróneamente se ha oído en ocasiones, sin embargo la variante del mismo concebida por Taglioni, ha demostrado que ha sido la mas perfecta de las que nunca han existido y que después de mas de 60 años sigue siendo un elemento técnico válido y altamente competitivo, muchas otras marcas han desarrollado su propio sistema Desmo, Norton, Benelli, BMW, Mercedes..., pero ninguna ha conseguido la perfección de la DUCATI.
   A mediados de la década del 2000, los 4T volvieron a rugir en los circuitos de GP, y esta pequeña marca italiana entró otra vez en la competición, sus auténticos rivales reales, los japoneses, los miraron escépticamente, casi de la misma forma que los ingleses miraron a los técnicos de Honda cuando  aparecieron a finales de los 50 en el TT de la Isla de Man, sin embargo en la tercera carrera de la temporada Ducati venció, casualmente en Barcelona donde tuvieron su hasta el momento, su única fábrica licenciada en el exterior, después ya mas recientemente un joven Australiano Cassey Stoner, consiguió el primer título mundial suyo y para la marca en el año 2007,  curiosamente en el año que se cumplian justo 60 años de la aparición del DESMO en una moto de competición DUCATI, alcanzando para los italianos el sueño de ver otra vez una moto  de su país campeona de la máxima especialidad de la velocidad motociclista, ahora intentan repetir lo mismo pero de ambos títulos con Rossi, el tiempo dirá.
   Curiosamente la empresa ha vuelto a manos italianas y mas curiosamente los dueños tienen fijada la residencia en Barcelona, casualidad…., destino…., el tiempo, otra vez el tiempo......., aunque me temo que pretender una resurrección de una licencia industrial en España es una quimera, pero soñar…., es tan bonito y sobre todo, tan barato……….